Adolf Hitler y colaboradores

Como bien hemos observado, el NSDAP fue un partido con unos cimientos claros y firmes, muchos de los cuales fueron inculcados generalmente por su máximo artífice; Adolf Hitler. No obstante, la ideología nazi no fue meramente forjada por éste sino que Hitler tuvo a su merced a varios adeptos  cuyas aportaciones  tuvieron una incisiva influencia.  Así pues, nos adentramos en la vida del Führer y sus acompañantes.

Adolf Hitler fue el máximo artífice la de ideología nazi y dirigente de la Alemania nazi.

Nacido en Braunau am Inn, una aldea próxima a Linz, Austria en 1889 en lo que era el Imperio austro-húngaro. Tercer hijo de Alois Hitler (1837-1903), un aduanero austríaco y de Klara Pölz (1860-1907) la que fue tercera esposa de Alois. Se trataba de una familia de clase media. De los cinco hijos que tuvieron, únicamente Adolf y su hermana Paula llegaron a la edad adulta. Hitler tenía también dos hermanastros, por parte de Alois con su segunda esposa.

La familia de Hitler se mudó a menudo, de Braunau am Inn a Passau, Lambach, Leonding y Linz. El joven Hitler fue un buen estudiante en primaria. Una vez en sexto, lo que era su primer año de enseñanza secundaria (Realschule*) en Linz, fue suspendido y tuvo que repetir el curso. 

En 1903, muere el padre de Adolf. En el ámbito escolar, esto debía suponer una mejora académica puesto que las desavenencias entre Alois y su hijo eran notables. Mientras que Alois deseaba que su hijo fuera funcionario como él, Adolf por el contrario quería ser pintor. Al morir Alois, la familia se muda a un modesto apartamento en Urfahr, un suburbio de Linz. Un poco antes de cumplir dieciséis años, Hitler enfermó de una enfermedad pulmonar, esto supuso que Adolf tuviera que abandonar los estudios durante un año. Cuando se recuperó, ingresó en una escuela estatal en Steyr. A los dieciséis años, decidió abandonar sus estudios definitivamente, puesto que estaba convencido que su futuro estaba en la pintura. Durante varios años, Hitler se mantuvo sin buscar trabajo en compañía de August Kubizek. Esos tres años serían los mejores de su vida. Pese a su vehemente deseo por la pintura o la arquitectura, Hitler también era un voraz lector, con preferencias de historia y mitología alemana. Tan sólo con dieciséis años ya era un ferviente nacionalista, y aborrecía a los Habsburgo y a la diversidad étnica del Imperio austrohúngaro

Viajó a Viena por primera vez a sus diecisiete años, residiendo allí durante dos meses, viéndose favorecido por la ayuda monetaria de parientes y su madre. En su estancia, visitó la Academia de Bellas Artes de Viena. Allí volvería en 1907 para intentar ser admitido y convertirse en pintor, pero no lo lograría. Al año siguiente intentaría ingresar de nuevo, pero tampoco lo conseguiría. Se desconoce si consecutivamente lo volvería a intentar ni si conseguiría ingresar.

Pese al fracaso que vivió allí, Hitler decidió quedarse en Viena, aunque continuó viviendo algunos meses en Linz con su madre, debido a su situación agonizante a causa del cáncer de mama. En 1908, finalmente falleció y fue cuando Hitler regresó a Viena, donde vivió vagamente ganándose la vida como pudo. Aunque realizó trabajos que le propiciaron altos beneficios, sus problemas económicos no se desvanecieron y un año más tarde fue desalojado de su apartamento y se marchó a un miserable hostal, a su vez, recurriendo a comedores de indigentes para apaciguar el hambre. No obstante su situación fue mejorando allá 1910 y se mantuvo exclusivamente pitando cuadros. Viena era una ciudad cosmopolita, con mucha vitalidad intelectual y multicultural, lo que le pareció por completo incomprensible. Sin embargo la importancia de esa ciudad se confronta ante el antisemitismo e ideales políticos desarrollados allí.

En 1913 se trasladó a Múnich, probablemente para eludir el servicio militar en su país, ya que aparentemente no deseaba servir junto con eslavos y judíos, aunque también siempre se había sentido atraído por la prosperidad y fortaleza que mostraba el Imperio alemán, en contraste con el decadente Imperio austrohúngaro.

Se inscribió ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). La derrota de Alemania avivó su nacionalismo, que le hizo pasar a la política, ejerciendo un papel marcado por el rechazo del nuevo régimen democrático de la República de Weimar. Hitler acusaba a los políticos de haber traicionado a su patria firmando las condiciones del Tratado de Versalles.

Hitler regresó a Munich e ingresó en un pequeño partido ultraderechista*. El partido en el que ingresó se consideraba nacionalista, antisemita, anticomunista, antisocialista*, antiliberal*, antidemócrata*, antipacifista* y anticapitalista*. Este ecléctico ideológico se abastecía de los temores de las clases medias, frente las incertidumbres del mundo moderno. Dicho partido  influenciado por el fascismo de Mussolini, representaba una respuesta reaccionaria a la crisis del Estado liberal que la guerra había acelerado. Hitler se convirtió en el dirigente del partido, rebautizándolo como Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP).

En 1923 Hitler intentó tomar el poder desde Múnich, apoyándose en las milicias armadas de Ludendorff, conocido como el Putsh de la Cervecería. Fue detenido, juzgado y encarcelado. Nueve meses después, Hitler fue excarcelado y en libertad pudo continuar su lucha por derribar el estado democrático.

Hitler se había convertido en famoso y para los ojos de muchos, era un patriota y un héroe. La propaganda nazi convirtió este episodio en una leyenda del movimiento. En la prisión Hitler fue tratado con honores; tuvo una habitación para él solo, y pudo convocar a Hess para dictarle su obra: Mein Kampf o Mi lucha en la cual escribió detalladamente sus pretensiones, dónde señalaba a su patria el camino hacia un glorioso destino. 

Cuando estuvo en libertad, a partir de 1925, Hitler reconstituyó el NSDAP. Expulsó a los posibles rivales y se rodeó de fieles colaboradores como Goering, Himmler y Goebbels.

 La crisis de 1929 más las dificultades en las que se encontraba la República de Weimar le proporcionaron una audiencia creciente entre los parados y descontentos dispuestos a escuchar su propaganda. Combinando hábilmente la lucha política legal con el uso ilegítimo de la violencia en las calles, los nacionalsocialistas o nazis fueron ganando peso electoral hasta que se hizo confiar el gobierno por el presidente Hindenburg en 1933.

Una vez nombrado canciller, Hitler demolió el régimen constitucional e instituyó una dictadura de partido único que se basaba en su poder personal; el Tercer Reich. Tras la muerte de Hindenburg, Adolf Hitler se hizo nombrar “Führer” o “caudillo” de Alemania.

La política internacional fue clave para la reconstrucción de Alemania. Se alineó con la dictadura fascista italiana con la que intervino en auxilio de Franco, y completó sus alianzas con la incorporación de Japón en una alianza antisoviética hasta formar el eje Berlín-Roma-Tokio (1937). Hitler comenzó con el rearme del país para hacerse respetar por la fuerza y reactivó la industria alemana, redujo el paro y prácticamente superó la depresión económica sufrida. Luego, apoyándose en el ideal pangermanista, reclamó la unión de todos los territorios de habla alemana. Pero cuando el conflicto en torno a la ciudad libre de Danzig le llevó a invadir Polonia, Francia y Gran Bretaña reaccionaron y estalló la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

Hitler ya había reforzado sus fuerzas, expectante de esta gran confrontación la cual le permitiría la expansión de Alemania hasta lograr la hegemonía mundial. Ocupó Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Yugoslavia, Grecia.

Finalmente en el desembarco de Normandía y con el nuevo fracaso de Alemania, el Führer desiste en huir de Berlín, y apresuradamente se casa con Eva Braunn en el führerbúnker*, dónde más tarde ambos acabarían por suicidarse el 30 de Abril de 1945.

 

En cuanto a los líderes e ideologos a continuación se muestra una tabla de los más relevantes: 

     
Bormann, Martin 1900-1945. Dirigente nazi destacado
Canaris, Wilhelm 1887-1945. Almirante alemán
Darré, Richard Walther 1895-1954. Dirigente e ideólogo nazi
Doenitz, Karl 1891-1980. Almirante alemán
Eichmann, Adolf 1906-1962. Dirigente nazi destacado
Frank, Hans 1900-1946. Dirigente nazi
Fritzsche, Hans 1900-1953. Comisionado de Propaganda
Funk, Walther 1890-1960. Ministro de Asuntos Económicos
Goebbels, Joseph 1897-1945. Ministro de Propaganda
Goering, Hermann 1893-1946. Mariscal del aire
Guderian, Heinz 1888-1954. General alemán
Himmler, Heinrich 1900-1945. Jefe de las fuerzas SS
Hitler, Adolf 1889-1945. Líder Nazi – Führer
Hess, Rudolph 1894-1987. Dirigente nazi destacado
Heydrich, Reinhard 1904-1942. Jefe de Seguridad
Jodl, Alfred 1890-1946. General alemán
Kaltenbrunner, Ernst 1903-1946. Alto oficial de las SS
Keitel, Wilhelm 1882-1946. General alemán
Lammers, Hans 1879-1962. Jefe de la Cancillería
Neurath, Konstantin von 1873-1956. Dirigente nazi
Papen, Franz von 1879-1969. Diplomático alemán
Raeder, Erich 1876-1960. Almirante alemán
Rohm, Ernst 1887-1934. Jefe de las fuerzas SA
Ribbentrop, Joachim von 1893-1946. Ministro de Relaciones Exteriores.
Rosenberg, Alfred 1893-1946. Dirigente e ideólogo nazi
Schirach, Baldur Benedikt von 1907-1974. Ministro de Juventudes hitlerianas
Schacht, Hjalmar 1877-1970. Dirigente nazi
Strasser, Gregor 1892-1934. Dirigente nazi
Sauckel, Fritz 1894-1946. Dirigente nazi

Seguidamente profundizamos en los más destacados:

Martin Bormann (Halberstadt, Alemania, 17 de junio de 1900 – Berlín, Alemania, 2 de mayo de 1945).

Fue un militar, destacado líder de la Alemania nazi, Jefe de la Cancillería, director del NSDAP desde 1941 y secretario personal de Adolf Hitler. Se atribuía a sí mismo el honor de “asesor primero y fundamental”. Martin Bormann fue un hombre que clamaba de una fidelidad a toda prueba hacia el Führer, éste le hizo su “hombre de confianza”. De personalidad intrincada, carácter explosivo y ambicioso, conspiró en muchas ocasiones para prosperar en el partido.

 Karl Adolf Eichmann (Solingen, 19 de marzo de 1906 – Ramla, 31 de mayo de 1962). 

Fue un Teniente Coronel de las SS nazi. Experto en el tema judío, en 1941 recibió orden de Goering de que pusiera en práctica la llamada Solución Final* y se convirtió en el responsable directo de la solución final, principalmente en Polonia, y de los transportes de deportados a los Campos de Concentración alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Véase anexo I. B. a. i

 

Paul Joseph Goebbels ( 29 de octubre de 1897– 1 de mayo de 1945)

Fue un político alemán, fue el ministro de propaganda de la Alemania Nacional Socialista, amigo íntimo de Adolf Hitler. Goebbels fue una figura clave en el régimen ya que fue uno de los principales oradores del Tercer Reich. Además  del gran talento que poseía para persuadir a las masas, poseía un protagonismo desbordante y tenaz sumado a una inteligencia superior orientada a las comunicaciones.

Hermann Wilhelm Goering (Rosenheim, Baviera, 1893 – Nuremberg, 1946)

Fue un lugarteniente de Hitler y comandante supremo de la Luftwaffe*. Había destacado como aviador en la Primera Guerra Mundial (1914-18). En 1922 se unió al Partido Nacionalsocialista de Hitler. Fue partícipe en el fracaso golpe de Estado nazi de Múnich (1923). Huiría de Alemania, dónde regresaría en 1927 para ser elegido diputado y presidente de la cámara baja del Parlamento. Ayudó eficazmente a Hitler en su acceso al poder, tras el cual fue nombrado ministro sin cartera del Gobierno alemán y ministro del Interior de Prusia (1933). Se ocupó de crear la policía secreta del Estado nazi (la GESTAPO) y los primeros campos de concentración.

Heinrich Luitpold Himmler (Munich; 7 de octubre de 1900 – Luneburgo, Baja Sajonia; 23 de mayo de 1945)

Fue el Comandante en Jefe Reichsführer de las SS y más tarde Ministro del Interior y fugazmente Comandante de los ejércitos del Vístula durante el sitio de Berlín. Fue el encargado de gestionar la orden “la Solución Final”; genocidio de millones de judíos, polacos, gitanos, homosexuales, comunistas y enfermos mentales, muchos de los cuales fueron usados en experimentos.

 Rudolf Walter Richard Heß (26 de abril de 1894 – Berlín, Alemania, 17 de agosto de 1987)

Fue un militar y político alemán de incondicional apoyo de Hitler desde los inicios del partido nazi. Así pues es considerado una de las figuras claves en la Alemania nazi. Como lugarteniente personal de Hitler, parlamentario por el NSDAP en 1933 y más tarde jefe del partido nazi y segundo en el orden sucesorio del régimen, fue colaborador en la redacción del libro Mi lucha.

  

Rudolf Franz Ferdinand Höß (25 de noviembre de 1900- 16 de abril de 1947)

Fue un militar y oficial nazi miembro de las Schutzstaffel (SS) y las Waffen-SS con el rango de teniente coronel. Fue comandante del campo de concentración de Auschwitz. Su frialdad y su insensibilidad quedaron reflejadas en sus declaraciones tras haber prestado juramento. Véase anexo I. B. a. ii

Anuncios

 
A %d blogueros les gusta esto: