Presentación

El Efecto pigmalión

 Cuenta una leyenda mitológica griega que al rey Pigmalión no le gustaban las mujeres, y vivió en soledad durante mucho tiempo. Cansado de la situación en la que estaba, empezó a esculpir una estatua de mujer con rasgos perfectos y hermosos. El rey se sentía atraído por su propia obra, y no podía dejar de pensar en su amada de marfil. En una de las grandes celebraciones en honor a la diosa Venus que se celebraba en la isla, Pigmalión suplicó a la diosa que diera vida a su amada estatua. La diosa, que estaba dispuesta a atenderlo, elevó la llama del altar del escultor tres veces más alto que la de otros altares. Al volver a casa, contempló la estatua durante horas. Después de mucho tiempo, el artista se levantó, y besó a la estatua. Pigmalión ya no sintió los helados labios de marfil, sino que sintió una suave y cálida piel en sus labios. Volvió a besarla, y la estatua cobró vida, enamorándose perdidamente de su creador. Así nació Galatea, su mujer ideal.

Ya desde la antigüedad hasta la actualidad, en todos los grupos sociales, factores como la tradición cultural asignan normas de comportamiento a las que se espera que se adapten sus miembros. Aunque generalmente implícitas, estas normas socialmente establecidas imponen códigos de conducta que no son fácil de rehuir. Veamos por ejemplo, el que una mujer deba tener gestos delicados, o bien que si la familia de una persona es adinerada, dicha persona deba vivir en una casa lujosa. Digamos que lo que comienza como una imitación por parte de los hijos de lo que hacen sus progenitores, se convierte paulatinamente en su propio modo de ser. Esto significa que las personas adquieren un rol a partir de los demás, y finalmente acaban creyéndolo propio. Entonces, se puede decir que somos lo que los demás esperan que seamos.

El Efecto Pigmalión, también denominado como la profecía que se cumple a sí misma, es un fenómeno que se conoce cuando alguien anticipa un hecho del cual existen muchas probabilidades de que se cumpla.

Anuncios

 
A %d blogueros les gusta esto: